:::: MENU ::::
Noticias comercio electrónico

Un carrito online abandonado no es siempre una venta perdida

Un carrito abandonado no tiene por qué ser necesariamente una compra perdida, sino que puede suponer una oportunidad para guiar al cliente hasta la conversión, e incluso conseguir que compre más de lo que inicialmente tenía previsto.

Los datos de OnePoll indican que el 75% de los consumidores online se marchan dejando a medias el proceso de compra, una vez ya han seleccionado qué estaban interesados en comprar. Existen muchos motivos que les impulsan a interrumpir esta acción, que pueden ir desde que alguna obligación les ha llevado a marcharse, hasta que han decidido seguir comparando, o que en el último momento se han encontrado con alguna sorpresa inesperada que les ha hecho perder el interés. 

Entre los principales motivos que interrumpen una venta destacan los costes inesperados (56%), como suelen ser los gastos de envío; el precio final del producto (32%), que invite a los clientes a seguir buscando una opción más económica, y la usabilidad web. Un 25% de los clientes de la encuesta realizada por WorldPay se encontró con que la navegación de la página era muy complicada, mientras que un 21% abandonó la web porque tardaba demasiado.

Sin embargo, no todo está perdido. De media, los clientes revisan hasta 5 tiendas online antes de decidirse a comprar; lo que nos hace suponer que llegar y convertir es casi un sueño. La conversión solo tiene lugar cuando el cliente está total y absolutamente seguro, y cuenta con todos los detalles e información acerca del precio del producto, condiciones de venta, forma de pago, plazos de entrega y servicio postventa.

Por ello, un carrito abandonado pude ser una invitación a conversar con el cliente, según Cloud.IQ. El que el cliente haya dado el paso de seleccionar el producto ya muestra su interés por él y por la empresa. El siguiente paso es volver a contactar con él y conseguir completar el ciclo. Algo que no solo no es imposible, sino que se materializa en el 20% de los casos. Los clientes esperan que la empresa se preocupe por ellos, y les procure una experiencia de usuario satisfactoria. Una de las formas de demostrar interés es el de interesarse por los motivos que le han llevado a dejar su compra inconclusa, u ofrecer alguna ventaja especial por confirmar la venta en un plazo determinado. 

Por tanto, un carrito abandonado no es una venta perdida, sino una oportunidad de oro para conectar con el cliente en un plano más directo, y aumentar las posibilidades de conversión.

 
Puromarketing.com